Según Marca, el central azulgrana lanzó un dardo al conjunto blanco: "En el Bernabéu están acostumbrados a arbitrajes muy permisivos y cuando lo hacen bien el árbitro es el malo de la película". /Getty Images
Según Marca, el central azulgrana lanzó un dardo al conjunto blanco: "En el Bernabéu están acostumbrados a arbitrajes muy permisivos y cuando lo hacen bien el árbitro es el malo de la película". /Getty Images

Deportes, Futbol por Redacción web y EFE,

Gerard Piqué se refirió al final del partido a la expulsión de Sergio Ramos y dijo a Marca: “Cuando llegue a casa se va a arrepentir porque la roja es clara, va con los dos pies por delante”.

Según Marca, el central azulgrana lanzó un dardo al conjunto blanco: “En el Bernabéu están acostumbrados a arbitrajes muy permisivos y cuando lo hacen bien el árbitro es el malo de la película”.

Ramos arremente contra Piqué

“Ahora dirán lo que quieran los medios de su casa. No me he dirigido al arbitro en ningún momento. A él (Piqué) le gusta siempre opinar de los árbitros y de las jugadas polémicas. Con tantas quejas y con tanto morbo de cada tuit que hace, se ha llevado el gato al agua”, dijo Sergio Ramos.

Para Ramos, la tarjeta roja fue “excesiva”: Ha sido condicionada para jugar los últimos minutos con un jugador menos. Admito que he llegado tarde después de ver la jugada en televisión 40 veces. Pero no se va a hacer daño, Messi lo hace bien, salta, ni lo toco. Ha condicionado el partido”, apuntó.

Además, declaró que no se lleva “nada mal” con Piqué y afirmó que después de jugar un Real Madrid-Barcelona, no hay que pedirle darse un abrazo con el jugador del Barcelona.

“No voy a entrar al trapo ahora. Estamos dolidos, nos habría gustado dar un golpe fuerte sobre la mesa. Se ponía muy bien con el empate. Pero estamos en el barco y que quien se baje que no venga a celebrar”, manifestó.

“Más frío después de meterme cinco minutos en hielo no puedo estar. Me arrepiento de haber dejado a mi equipo con uno menos, pero nada más”, agregó.

Piqué en el Clásico

El defensa catalán fue pitado durante todo el partido por la afición madridista. Ese ambiente hostil no influyó en su rendimiento, puesto que estuvo efectivo en la zaga, sacó varios balones con peligro de los atacantes blancos e incluso hizo algunas incursiones en ataque que pudieron terminar en gol, como el remate de cabeza que paró Keylor Navas y otro disparo que también le sacó el costarricense en el área pequeña.


Noticias Relacionadas