El tenista serbio Novak Djokovic saluda tras perder frente al belga David Goffin en su partido de cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo celebrado en Roquebrune Cap Martin (Francia) hoy, 21 de abril de 2017. EFE/
El tenista serbio Novak Djokovic saluda tras perder frente al belga David Goffin en su partido de cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo celebrado en Roquebrune Cap Martin (Francia) hoy, 21 de abril de 2017. EFE/

Deportes, Otros Deportes por EFE,

El belga David Goffin y el español Albert Ramos hicieron temblar la pista Rainiero III del Montecarlo Country Club, donde dejaron fuera de combate al serbio Novak Djokovic y al croata Marin Cilic para lograr las semifinales.

Goffin, 13 del mundo y de 26 años, ganó por fin a Djokovic, en el sexto enfrentamiento entre ambos, y en esta ocasión a la quinta bola de partido (6-2, 3-6 y 7-5) para alcanzar su tercera semifinal en un Masters 1.000.

El de Belgrado, campeón en dos ocasiones en el torneo monegasco, había escapado en los dos partidos anteriores, con el francés Guilles Simon y el español Pablo Carreño, pero no ante Goffin, que se impuso en un trepidante encuentro de dos horas y 37 minutos, después de remontar un 4-2 en el tercer set, de pelear por cada bola, e incluso de golpear sentado en el suelo como pudo una derecha del serbio.

Los dos acabaron con los pantalones y las camisetas manchados de rojo, porque Djokovic también se dejó la piel sobre la pista, y rodó por ella en pos de una derecha del belga en el tercer set

Djokovic se despide así de Montecarlo, con ocho victorias y cuatro derrotas en los últimos 12 partidos que ha disputado esta temporada, y sin poder pasar de los cuartos de final en sus cuatro últimos torneos. Su próximo destino será el Mutua Madrid Open.

Antes, Albert Ramos, verdugo el jueves del británico Andy Murray, número uno del mundo, mantuvo los nervios y las emociones para derrotar a Cilic, por 6-2, 6-7 (5) y 6-2.

“Ayer perdí el primero, gané el segundo y empecé el tercero mal. Hoy no, hoy estaba jugando muy bien, ordenado y haciendo las cosas de la forma correcta”, dijo el español tras su triunfo ante el croata, en declaraciones que recoge la pagina web de la ATP.

“Estaba nervioso, pero no ha sido por el miedo a ganar. Él se ha puesto a jugar increíble”, aseguró Ramos, que llegó a dominar 5-3 en el desempate del segundo set, a dos puntos del triunfo, y que luego remontó en el tercero un 2-0 para ganar los seis últimos juegos consecutivos.

El de Mataró ya fue campeón el pasado en Bastad y logró los cuartos de final en Roland Garros. Clave en su progreso fue descubrir que alérgico al gluten y a los lácteos, y la ayuda constante de su entrenador de siempre, José María Díaz.

“Ganara o perdiese, he hecho el partido que tocaba”, dijo Ramos que tras ganar a dos ‘top ten’ en la misma semana, y tres en total porque hace dos años se impuso al suizo Roger Federer en Shanghai, luchará este sábado para colarse por primera vez en la final de un Masters 1.000 contra el francés Lucas Pouille, que venció al uruguayo Pablo Cuevas por 6-0, 3-6 y 7-5 en casi dos horas.

Pouille ha ganado a Ramos en el único enfrentamiento, hace dos años en Auckland, en pista dura, por 6-3 y 6-2.


Noticias Relacionadas