Juan Carlos Ramírez sufrió su segunda derrota de la temporada. /AFP
Juan Carlos Ramírez sufrió su segunda derrota de la temporada. /AFP

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Juan Carlos Ramírez no se intimidó ante la artillería de los Astros de Houston y tampoco se achicó ante la presencia del pistolero de clase mundial Dallas Keuchel, logrando anoche una presentación respetable de cinco entradas y un tercio en las que ponchó a nueve adversarios. Permitió tres carreras y cargó con la derrota, pero volvió a dejar la sensación de tener argumentos para afianzarse como abridor.

El capitalino tuvo un inicio titubeante. Triple de Josh Reddick y sencillo de José Altuve abrieron el marcador 1-0 a favor de los Astros en tan solo la primera entrada. En los siguientes tres episodios Ramírez retiró a los nueve bateadores que enfrentó, incluyendo a siete por la vía del ponche, tres de ellos en el cuarto inning. Sin embargo, en la parte baja del quinto, doblete de Alex Bregman y sencillo de Yulieski Gurriel pusieron el juego 2-1.

El nicaragüense ponchó a nueve rivales. Fue su segunda apertura en las Mayores

JC regresó en la sexta entrada, pero tras permitir otro batazo de dos bases de Reddick y dominar a José Altuve, el mánager Mike Scioscia decidió llevárselo y dejar el resto del trabajo en mano de los relevistas, pero estos no pudieron evitar que el corredor heredado por el nicaragüense anotara la tercera carrera de los Astros y menos que los de Houston ampliaran la ventaja a 5-1, el marcador definitivo.

En total, a Juan Carlos le conectaron seis imparables, permitió tres carreras limpias y otorgó solamente una base por bolas. Redujo su efectividad de 7.20 a 6.46.

Raudes sin decisión

Por su parte, Roniel Raudes pasó de ser dominante a ser vulnerable en su segunda apertura con el Salem Red Sox, equipo sucursal Clase A Avanzada de los Medias Rojas de Boston. El nicaragüense se mostró indescifrable en los primeros tres episodios, en los que no permitió imparables, otorgó una base por bolas y ponchó a tres rivales, mientras su equipo lo respaldaba con tres carreras.

Sin embargo, en el cuarto episodio se le acabó la cuerda. Una embestida que incluyó tres cañonazos, entre ellos un doble y un jonrón, lo hicieron tambalearse en la colina y luego no pudo recuperar el dominio mostrado. En el quinto inning, con el juego 3-2 a su favor, fue víctima de un operativo que le dio vuelta a la pizarra estableciéndola en 4-2. Un sencillo, una base por bolas y un doblete fueron suficientes para que de pícher ganador, Raudes pasara a ser el perdedor. Sin embargo, en el cierre, su novena empató el juego, dejándolo sin decisión, pues ya no apareció en la sexta entrada.

De esta manera, Roniel quedó con balance de 0-1 y efectividad de 6.75, mostrándose distante del muchacho que en la temporada anterior fue el mejor lanzador de los Medias Rojas en las Ligas Menores.


Noticias Relacionadas

Erasmo Ramírez, el mismo que hace unas semanas estaba en el bullpen de los Rays de Tampa Bay, es ahora el abridor más confiable de los Marineros de ...

por Harold Briceño Tórrez

Cuando la dirigencia de los Rays de Tampa Bay anunció que Erasmo Ramírez dejaría el equipo para regresar a los Marineros de Seattle, hubo un maremo...

por Haxel Rubén Murillo