El nicaragüense buscará mantener la corona el próximo 18 de marzo. /Haxel Rubén Murillo
El nicaragüense buscará mantener la corona el próximo 18 de marzo. /Haxel Rubén Murillo

Boxeo, Deportes por Haxel Rubén Murillo,

El boxeador origen filipino Bruno Escalante llegará esta mañana a Santa Ana, Costa Rica, para ponerse a las órdenes de Wilmer Hernández y ser el el último sparring de Román “Chocolatito” González, quien culminará su preparación la próxima semana  antes de su próximo combate.

González viajará el 12 de este mes a Nueva York, donde enfrentará a Srisaket Sor Rungvisai en el Madison Square Garden.

En Costa Rica. Un filipino se suma a su preparación

Escalante guanteará con Román este sábado. Todavía no se ha especificado la cantidad de rounds que guanteará con el tetracampeón, pero el objetivo es mantener los músculos del mejor boxeador del mundo en actividad.
Hernández no quiere que el nica se entuma, es más, en la semana previa a la pelea esperan mantenerse entrenando, aunque sea a un ritmo delicado, sin esfuerzos mayúsculos.

Peso controlado

Román suma un total de 126 asaltos de sparrings hasta el momento. Este miércoles González entrenó en el gimnasio Fight Club, terminando su sesión en 123 libras.

El peso está totalmente controlado y se espera que para el sábado finalice en 119 o 120. A Nueva York viajará en 117, la proyección es que durante el viaje suba dos libras y esas cuatro que tendrá por encima de las 115 las pueda bajar en suelo norteamericano.

“Gracias a Dios todo el trabajo se ha cumplido a la perfección. Escalante nos va aportar muchísimo en estas últimas dos semanas de entrenamiento. Es un muchacho que tiene buena velocidad, de perfil zurdo y en esta línea hemos estado trabajando. ¿Qué Román veremos? Rápido, pasando golpes y con mucha fortaleza”, dijo Hernández.

Cuadras no olvida

Para Carlos Cuadras es imposible olvidarse del “Chocolatito” González.

La espina de la derrota sufrida el año pasado en el Forum de Inglewood sigue clavada, aunque con el pasar de los meses ha ido asimilando las cosas un poco mejor, tanto así que el mexicano desea que el nica se imponga al tailandés Srisaket Sor Rungvisai el 18 de marzo en el Madison Square Garden de Nueva York, donde el también peleará ante su coterráneo David Carmona.

Cuadras está claro de la ecuación. Si el mexicano gana ante Carmona y Román destroza al tailandés, se volverían a enfrentar en septiembre próximo, por eso se entiende el deseo e interés de Carlos de que el nicaragüense se imponga.

“Le voy a dar una sorpresa al Chocolatito, un regalito para que se motive, solo quiero desearle suerte, espero que gane. Rungvisai pega muy duro, incluso más fuerte que Román, así que se tiene que poner buzo (alerta). Román puede ganar abrumándolo, no dándole distancia, porque a larga distancia el tailandés tiene un martillo en sus manos”, dijo Cuadras en una entrevista concedida a Fino Boxing.

Pero Cuadras también habló en ESPN, donde dio una entrevista más extensa. Al mexicano se le preguntó sobre cómo asimiló su derrota contra Román. “Fue algo raro, difícil, porque nunca antes había perdido una pelea. Pero toda la gente en México me recibió muy bien y me siguen diciendo que, para ellos, yo sigo siendo el campeón. Eso ha sido algo que me ha dado una enorme motivación y ahora yo tengo que demostrarles de lo que estoy hecho’’, agregó.

El mexicano insistió en que todavía no ha firmado la revancha con Román, pero es consciente que el CMB exigirá que la pelea se realice si ambos ganan sus respectivos enfrentamientos. “Todavía no está firmada esa cita”, dijo.


Noticias Relacionadas

Cada día el entrenamiento es más intenso, cada segundo es un suplicio, Román “Chocolatito” González no dice nada pero su sufrimiento por el de...

Por