El presidente Daniel Ortega le entregó el reconocimiento. /Óscar Sánchez
El presidente Daniel Ortega le entregó el reconocimiento. /Óscar Sánchez

Boxeo, Deportes por Erick Martínez,

Con una sonrisa en su rostro, repartiendo autógrafos y permitiendo que se tomaran fotografías con él, así se despidió el legendario boxeador boricua, Félix “Tito” Trinidad, quien partió este domingo a Puerto Rico, después de pasar dos días en Nicaragua, donde fue el invitado de lujo en la fiesta de la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN) celebrada el sábado.

Trinidad tuvo la oportunidad de conocer y compartir en la gala del sábado, con el presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega Saavedra.  “Fue algo fantástico de verdad. Puerto Rico  y Nicaragua tienen gran similitud, una de ellas es que hay gente humilde.  Mis padres son personas humildes y me enseñaron a ser así, le doy gracias a Dios por ser así. No hay un día en mí que yo sea una persona jactanciosa, todo lo contrario, yo siempre saludo a todas las personas”, afirmó el orgullo de los boricuas y que tuvo la amabilidad de compartir su gentileza por varias calles de la capital y que dio un poco de su amor a las personas que lo saludaron.

Tito visitó el parque Luis Alfonso Velásquez Flores, el hotel Holiday Inn, el nuevo gimnasio de boxeo, entre otros lugares y no reparó en hacer estaciones para estrechar su mano a las personas que lo saludaban.

Desde que era un peleador profesional, muchos seguidores nicaragüenses lo ovacionaban, pero fue hasta el fin de semana que  pudieron tomarse fotos y pedirle autógrafos.

En su despedida en el Aeropuerto Internacional de Managua, Augusto C. Sandino, sus admiradores no dejaban de pedirle su firma y tomarse fotos por última vez.


Noticias Relacionadas