El equipo chinandegano defenderá el título que lograron los Gigantes la campaña pasada. /Archivo
El equipo chinandegano defenderá el título que lograron los Gigantes la campaña pasada. /Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

El mánager de los Tigres de Chinandega, el panameño Lenín Picota, caracterizado por su correcto manejo del cuerpo de lanzadores, anunció ayer su rotación de tres abridores para la Serie Latinoamericana que inicia hoy en Montería, Colombia, con la tropa nicaragüense enfrentando al equipo anfitrión, los Leones de Montería. El primer brazo en la rotación felina será el dominicano Eulogio de la Cruz, lanzador de probada experiencia y calidad, el segundo será Marcos Frías, principal figura del picheo chinandegano en la Liga Profesional, y el tercero será el muchacho Mainor Mora, cuya brillante actuación ante los Gigantes de Rivas en el cuarto duelo de la serie final le valió para ganarse la confianza del timonel canalero.

De la Cruz será el abridor por los Tigres. El desafío de hoy está previsto para las 6:30 p.m

La escogencia de De la Cruz como la primera carta del picheo de los Tigres se debe en gran parte a que es, de entre los tres escogidos para abrir, el que menos episodios trabajó en la Serie Final contra los Gigantes. El pistolero dominicano laboró 4,1 entradas en las que permitió cuatro carreras limpias y acumuló una efectividad de 8,31. Es cierto que sus números no son alentadores, pero a lo largo de la temporada regular Eulogio demostró con el Oriental de Granada ser un pícher de gran calidad, razón por la que los Tigres lo escogieron en la primera ronda de refuerzos. Con el conjunto sultaneco De la Cruz participó en 11 desafíos, consiguió dos victorias sin derrotas, construyó una efectividad de 2,71, el tercer mejor registro de la Liga, y ponchó a 58 rivales, la cifra más alta del torneo.

Pistoleros probados

Tras Eulogio, con la misión de garantizar los triunfos sobre los Chileros de Xalapa y el Panamá Metro, aparecerán Marcos Frías y Mainor Mora, respectivamente. El primero es la figura de mayor respeto en el equipo occidental, pues en la Serie Final consiguió dos victorias y forjó una efectividad de 4,35. Marcos es un lanzador frío, una garantía en la loma de los infartos. Por su parte, Mora, que hasta antes del cuarto juego contra los Gigantes era un inadvertido entre los Tigres, demostró de lo que es capaz cuando sube al montículo enfocado. La valentía y el control que exhibió ante los Gigantes lo convierten en un factor de seguridad.

Un gran bullpen

Entre las grandes virtudes de los Tigres de Chinandega está su cuerpo de relevistas. Al instante saltan a la vista los hermanos Wilber y Jorge Bucardo. El primero, salvador de tres de las cuatro victorias que los actuales campeones de Nicaragua consiguieron en la Serie Final. El segundo fue capaz de enfrentar a 18 bateadores sin permitir que alguno de ellos le conectara de imparable, acumulando 6,1 innings sin permitir carreras limpias. A ellos hay que añadirle al refuerzo Fidencio Flores, quien trabajando como relevista largo podría convertirse en pieza clave del equipo.

Bateo capaz

En la temporada regular, los Tigres de Chinandega batearon para .306 puntos, el tercer registro más alto de la Liga, mientras que en la Serie Final, construyeron un promedio ofensivo de .276, con seis dobles, seis cuadrangulares y 25 carreras impulsadas. Esa alineación ofensiva, en la que aparecen jugadores experimentados como Everth Cabrera, Jimmy González, Darrel Campbell, Janior Montes, Edgar Montiel y extranjeros de utilidad comprobada como Osman Marval, Yurendel de Caster, Curth Smith y Dashenko

Ricardo, se perfila lo suficientemente capaz de respaldar una buena labor de los lanzadores.

De esta forma, Tigres llegan a la V edición de la Serie Latinoamericana con la etiqueta de favoritos, pues cuentan con los suficientes argumentos para lograr el título: rotación solvente, bullpen efectivo y bateo de peligro.


Noticias Relacionadas