Jhamir Ordain (i) Costa Rica disputa el balón con Bismarck Véliz (c) y Lester Jarquin (i) de Nicaragua el pasado martes 17 de enero de 2017, durante un partido de la Copa Centroamericana de Fútbol en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/
Jhamir Ordain (i) Costa Rica disputa el balón con Bismarck Véliz (c) y Lester Jarquin (i) de Nicaragua el pasado martes 17 de enero de 2017, durante un partido de la Copa Centroamericana de Fútbol en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/

Deportes, Futbol por Alejandro Sánchez S.,

En un momento inmejorable, con los ánimos elevados gracias al empate sin goles contra Costa Rica, la Selección de Fútbol de Nicaragua enfrentará mañana a su similar de Belice, en la cuarta jornada de la Copa de la Unión Centroamericana de Fútbol 2017 (Uncaf), que otorga cuatro boletos directos a Copa Oro de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) y que permite al quinto lugar de la clasificación disputar un repechaje contra Haití, quinto del Caribe para el mismo evento.

Los nicas están empatados con Belice. Duarte alinearía a sus mejores elementos

Nicaragua, quinto clasificado, y Belice, sexto, ambos con un punto, pero con mejor diferencia de goles la Azul y Blanco, ven en el duelo de mañana la oportunidad de garantizar al menos la plaza de repesca y en el mejor de los casos buscar un triunfo en la última jornada, el sábado, para colarse a Copa Oro de forma directa. En dicha carrera, por las actuaciones previas de ambos combinados, los pinoleros saltan como favoritos, pese a que acumulan dos reveses y un empate, igual que su rival en turno.

En tres partidos, Belice ha permitido 6 goles y anota 1. En contraste, Nicaragua acepta 4 y marca 2. En lo meramente futbolístico, sin embargo, los nicas han dejado buenas sensaciones respecto a sus contrarios, incluso cuando perdieron ante Honduras y Panamá. Tras empatar ante los canaleros en la primera jornada (0-0), considerada de arranque la mayor sorpresa, los beliceños fueron goleados por Costa Rica 3-0 y El Salvador 3-1, exhibiendo un futbol escaso de creatividad y sufrido, con un pronunciado repliegue defensivo.

Más laboriosos

El equipo que dirige el estratega Henry Duarte ha entonado en su juego. Defensivamente, salvo un par de errores que le han pasado factura, se ha visto solvente cortando propuestas de los contrarios, evitando marcadores escandalosos. El mediocampo, que aparentemente era la zona más flexible, ha respondido a las exigencias, tanto en recuperación como en distribución del esférico. El ataque, aún limitado a dos tantos, ha ejercido la presión necesaria para arrinconar a las zagas rivales, incluso un par de despistes arbitrales le han negado a Nicaragua mejor fortuna de cara al marco.

A estas alturas, la ausencia del delantero Carlos Chavarría, relegado por una sanción de su exequipo el Alcobendas Sports de la Tercera División B de España, no ha pesado. Al margen del aporte que pudiera ofrecer el atacante esteliano por sus destacables cualidades, Duarte ha sabido cubrir los espacios de tal forma que lo colectivo sea la nota principal. Así, la aplicación de Jaime Moreno al sistema del equipo nacional, la funcionalidad de Cadena como enlace y la experiencia de Juan Barrera distribuyendo balones envenenados y generando peligro con sus desbordes han marcado el trabajo de la selección.

Mañana, la Azul y Blanco tendrá la asignatura de quedarse con tres puntos de oro ante un seleccionado al que históricamente le ha sacado resultados positivos. Además, Belice y Nicaragua se han debatido por mucho tiempo a quién le pertenece la estafeta de “cenicienta” de la región, y qué mejor escenario que este para aclararlo. Estadísticamente los nicas presumen mejor balance que los beliceños en duelos entre sí en Copa Centroamericana, pero por un mínimo margen. En cinco desafíos, los pinoleros han ganado dos, perdido uno y empatado otros dos.

Los nicas han marcado en los cinco duelos contra los beliceños, lo cual es un buen precedente de cara al encuentro de este viernes. En 2005 la Azul y Blanco logró un triunfo 1-0, dos años después consiguió un 4-2, con triplete de Emilio Palacios. Empataron en 2009 y 2011 con idénticos 1-1 y en 2013 Belice cosechó su único triunfo por 2-1. En total, Nicaragua anota 8 goles y acepta 6.


Noticias Relacionadas