/Archivo
/Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño ,

Pistola en mano, el dominicano José Rosario espera a los Indios del Bóer para enfrentarlo en el primer duelo de la serie semifinal y conseguir ante ellos una victoria que adelante a su equipo en la carrera por avanzar a la gran serie final contra los Tigres de Chinandega. Rosario, el más ganador de toda la ronda regular, con siete triunfos, el segundo más ponchador, con 54, y el segundo en efectividad, con 2.28, se presenta al juego de hoy como favorito para vencer a la Tribu.

¿Podrán los Indios descifrar el picheo cerebral de Rosario?

Aunque en el béisbol todo puede pasar, como cita la vieja frase, una victoria del Bóer, en cuya alineación aparecerá desde hoy el nombre del siempre incidente Ofilio Castro, seleccionado en la segunda ronda de la escogencia de refuerzos, no parece tan probable, sobre todo porque al dominio mostrado por Rosario debe añadírsele el respaldo que representa la capacidad ofensiva de los Gigantes, que de forma colectiva batean para .316. Todo apunta a que este primer asalto lo ganará Rivas, cuyo bateo contará ahora con el apoyo del siempre peligroso Donell Linares, seleccionado como refuerzo ayer.

¿Duelo de picheo?
Juan Padilla, mánager del Bóer, anunció como su abridor al también originario de República Dominicana, Francisco Cruceta, lanzador que en su corta estancia con los capitalinos realizó una sola apertura, en la que permitió dos carreras, una de ellas sucia, en cinco entradas completas, forjando una efectividad de 1,80. Con este trabajo monticular, Cruceta se presentó a la liga con credenciales de pícher solvente, sin embargo, una sola presentación no es suficiente para ponerle sello a esa primera impresión, sobre todo cuando se conoce que fue ante el Oriental de Granada, el equipo de ofensiva más frágil, según las estadísticas. ¿Resistirá Cruceta el empuje ofensivo de los Gigantes? Es difícil. Esa artillería de Rivas, comandada por el triple corona Wuilliam Vásquez, tiene antecedentes de indomable.

Será clave
Para que el Bóer pueda optar al triunfo será importante que su ofensiva, la segunda en cuanto a promedio colectivo, con .309, no tarde en entrar en calor. Será clave el retorno de Maykel Cáseres, pelotero que batalló por el liderato de bateo, y el sostenido ritmo ofensivo que ha mostrado Cabrera, con la colaboración oportuna de Wilfredo Giménez, Juan Carlos Urbina, Vladimir Frías y Jilton Calderón. Asimismo, será trascendental el trabajo de Ofilio Castro, adquirido en la ronda de refuerzos por su experiencia y los registros conseguidos con el Oriental: promedio ofensivo de .341, cuatro cuadrangulares y 29 remolques.

Reforzados
Para esta serie corta, en la que para clasificar a la final deben ganar tres de cinco partidos, ambos equipos fortalecieron su rotación en la ronda de refuerzos. Los Gigantes escogieron en la primera vuelta a Gustavo Martínez, el líder en efectividad del campeonato, con registro de 1,95, mientras que los Indios atraparon a Róger Luque, sublíder en victorias, con cinco triunfos.

Por su parte, los Tigres de Chinandega, que verán en palco la serie semifinal, se reforzaron con Eulogio de la Cruz, el más buscado entre los lanzadores, y con Ronald Garth, un pelotero que les aportaría seguridad a la defensiva y experiencia en el cajón de bateo, aunque en horas de la tarde el pelotero costeño le señaló a los directivos del conjunto chinandegano que por sus condiciones físicas no podría jugar con el equipo.


Noticias Relacionadas

Tras ser víctimas de dos palizas en territorio leonés, los Indios del Bóer salieron del letargo en el que se encontraban y le ganaron 6-4 a León u...

por Harold Briceño Tórrez

Luis Roberto Clemente tenía seis años cuando vio por última vez a su padre, el mítico beisbolista puertorriqueño Roberto Clemente, quien brillara...

por Harold Briceño