El Campeonato Germán Pomares está previsto que finalice, a más tardar, el 3 de septiembre. /Melvin Vargas
El Campeonato Germán Pomares está previsto que finalice, a más tardar, el 3 de septiembre. /Melvin Vargas

Beísbol, Deportes por Erick martínez y Carlos Benavides,

Los Tigres de Chinandega no frenan su carrera para avanzar directo a la final, y ayer con una victoria de 4-3 sobre el Bóer, aumentaron sus posibilidades en la edición XII de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN) 2016-17.

En un partido que inició con tres horas de retraso por la lluvia que afectó por la mañana el terreno de juego del Estadio Nacional, los Tigres no perdonaron y sumaron su triunfo 22 de la campaña por 16 derrotas a falta de 10 encuentros para finalizar la temporada regular. El pasaporte automático aún no lo tienen seguro porque los Gigantes de Rivas también pelean el escaño.

La novena capitalina tronó con dos anotaciones en la baja del segundo capítulo ante el abridor Raúl Ruíz.

Hit de Juan Carlos Urbina, pero fue puesto out en la segunda por batazo de Vladimir Frías, quien llegó a la tercera por doble de Daniel Mateo.

Hit de Robles remolcó a Frías y Mateo se movió a la antesala y anotó por error en fildeo del patrullero izquierdo César Díaz.

Después de sencillo de Yurendel De Caster, este avanzó a segunda por rola al cuadro de Osman Márval, y acto seguido se estafó la tercera para anotar por fly de sacrificio de Edgard Montiel para acercar a los felinos 2-1.

En el séptimo, Chinandega le dio vuelta al marcador (3-2) por un error de la defensiva contraria y un elevado a los jardines de Márval.

En el octavo, los Tigres marcaron una más (4-2), mientras los capitalinos cerraron la producción en esa misma entrada para finalmente caer 4-3.
Ganó Ruiz y salvó Wilber Bucardo (8). Perdió Rodríguez.

Cabrera productivo

Everth Cabrera cruzó la línea que separa el cielo del infierno, la vida de la muerte y deambuló entre los que no alcanzan pena ni gloria, hasta que reflexionó y se dio cuenta que algo andaba mal, pues ya no quedaba ni la sombra del pelotero nandaimeño que llegó a las Grandes Ligas, deslumbrando a todo un pueblo  con sus excelentes jugadas.

Everth vivió uno de los episodios más tristes en la vida de cualquier deportista, pero no pudo levantarse del fango. Desde su retorno al béisbol en esta XXII Liga de Béisbol Profesional ha sido pieza fundamental de los Indios del Bóer, que buscan ansiosamente clasificarse a la siguiente fase.

Ahora sin la figura de Cheslor Cutberth la batuta le queda a Everth, que ha deslumbrado al poco público que llega al estadio y ha hecho levantarse de sus butacas a varios fanáticos, que como fieles devotos lo ven por la televisión.

El nandaimeño está bateando .321 puntos, producto de 18 hits en 56 turnos al bate,  9 carreras impulsadas y un jonrón, lo que demuestra la importancia e incidencia del exbigleaguer con el Bóer. Además es la principal atracción entre los peloteros nacionales.


Noticias Relacionadas

En la edición XIII de la Liga de Béisbol Profesional Nacional (LBPN), que se pondrá en marcha hoy en el nuevo Estadio Nacional Dennis Martínez, lo...

por Harold Briceño Tórrez