/AFP
/AFP

Deportes, Futbol por EFE,

El Barcelona no pasó del empate a un gol en Alicante ante un rival menor, el Hércules, que firmó un 1-1 que no ayuda al cuadro azulgrana antes del Clásico que afrontará ante el Real Madrid el próximo sábado, todo lo contrario que el conjunto blanco, que, como el Atlético y el Sevilla, golearon con contundencia en sus partidos.

No hubo piedad para el Guijuelo, la Cultural Leonesa y el Formentera. Los tres cayeron 0-6 ante el Atlético, 6-0 contra el Real Madrid y 1-5 con el Sevilla, respectivamente. Además, el Villarreal ganó 0-3 al Toledo y, aparte del

Hércules, solo dio la sorpresa el Córdoba tras ganar 2-0 al Málaga.
Pero el que más sufrió fue el Barcelona, que está viviendo unos días complicados tras empatar 1-1 ante la Real Sociedad el domingo después de firmar un pésimo encuentro. El equipo de Luis Enrique tenía que dar un puñetazo encima de la mesa antes de recibir al Real Madrid y no lo consiguió.

Con un equipo plagado de suplentes y canteranos, el conjunto blaugrana no supo superar al Hércules, que estuvo a punto de llevarse el partido en un duelo en el que primó el orden de sus jugadores. El tanto en el minuto 52 de

David Mainz asustó al Barcelona, que, gracias a un cañonazo de Carles Aleñá salvó los muebles. Luis Enrique tendrá trabajo, le esperan dos días para recuperar la moral de sus jugadores.

Peor le fueron las cosas al Málaga. El Córdoba, que estrenaba entrenador en la figura de Luis Carrión, tras la destitución de José Luis Oltra este fin de semana, regaló una victoria al técnico catalán.
El equipo de Juande Ramos pecó de conformismo y se llevó un 2-0 peligrosísimo para la vuelta. Borja Domínguez y Rodri, con sus dianas, aprovecharon la aparente docilidad de un equipo que tendrá que remontar dos goles si quiere alcanzar los octavos de final.

Un gran estreno del Real

En el estadio Santiago Bernabéu, el Real Madrid confirmó su pase a los octavos de final de la competición. No hubo sorpresas y la Cultural Leonesa volvió a sufrir una goleada tras el 1-7 de la ida. Los suplentes del conjunto blanco no perdonaron y endosaron un 6-0 contundente a su rival.

El nombre propio de la noche fue el dominicano Mariano Díaz, que marcó un triplete y confirmó que en la cantera madridista hay un jugador de calidad. También brilló Enzo Zidane, que, con su padre en el banquillo, debutó en partido oficial con un buen gol y una actuación interesante en la segunda parte. Al final, todos acabaron contentos en el Bernabéu y el Real Madrid afrontará con moral el clásico ante el Barcelona del próximo sábado.

De calidad

El Atlético de Madrid se dio un paseó en el estadio del Guijuelo, el viejo Helmántico que volvió a respirar fútbol de calidad y que ahora aloja un equipo de Segunda División B que no pudo impedir que el conjunto rojiblanco se llevara una victoria contundente. El 0-6 final dejará sin emoción al choque de vuelta que se disputará en el estadio Vicente Calderón.

Los hombres de Diego Simeone, que alineó a una gran cantidad de jugadores menos habituales, cumplieron de sobra. Sobre todo el argentino Nicolás Gaitan, que jugó a buen nivel. El belga Yanick Carrasco, con un doblete, Saúl Ñiguez, el croata Sime Vrsaljko, Ángel Correa y el canterano Roberto Núñez, sellaron con sus dianas una buena noche para el conjunto rojiblanco.

También imperó la lógica en el UCAM Murcia-Celta de Vigo. Los gallegos no tuvieron tantas comodidades como el Atlético de Madrid, pero se llevó una victoria importante que da una ventaja que podría ser definitiva para sus intereses. Ganó 0-1 con muchos suplentes, pero lo hizo ante un equipo que tampoco alineó a sus jugadores titulares.

Más igualado estará el choque de vuelta que disputarán en el estadio de El Sadar el Osasuna y el Granada. El conjunto andaluz ha tenido que esperar hasta la Copa del Rey para darse una alegría después de un primer cuarto de curso horrible en Liga, competición en la que no ha ganado ningún partido.

El Osasuna, otro equipo con problemas en el torneo de la regularidad, fue su víctima. Después de una primera parte en la que acabó silbado por su público, el Granada salió en tromba en la segunda y Jon Toral, con un golazo por la escuadra, consiguió el tanto que, por fin, alegró al público granadino.

En Formentera, el argentino Joaquín Correa se exhibió en beneficio del Sevilla, que solucionó la eliminatoria de un plumazo para cumplir con la lógica. En ningún momento hubo indicios de sorpresa y el cuadro de Jorge Sampaoli sentenció con jugadores menos habituales: 1-5, y la vuelta en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán será un trámite.

 


Noticias Relacionadas